Inicio » HIDRÁULICA Y ENERGÍA » Cuando la escasez origina el conflicto

Categorías:

Cuando la escasez origina el conflicto

Almacenar recursos finitos ha sido siempre una tarea difícil, sobre todo cuando la población empieza a multiplicarse descontroladamente hasta niveles insostenibles. Es en este momento en el que se origina un conflicto por abastecerse uno mismo (hablando de países) sin tener  en cuenta el resto del conjunto de la sociedad, especialmente con los recursos hídricos. Es, por tanto, que la batalla por el agua acaba de empezar sin una aparente alarma política, y que muchos comienzan a responder incorrectamente. Este es el caso de la presa de Ilisu, en Turquía, que ha desencadenado un conflicto a nivel nacional e internacional.

La presa de Ilisu ha sido el objetivo de duras críticas por parte de ecologistas, del gobierno Iraquí y de medios internacionales por muchas razones. En concreto, por inundar un valle donde se encuentra una ciudad de 10.000 años de antigüedad; por ubicarse casi en el límite de la frontera con Irak en el río Tigris, el principal que abastece a este país de agua; y por tratarse de una obra demasiado grande para la capacidad estimada de embalse. La obra se empezó en 2006 y sigue pendiente de finalizar este 2019.

En primer lugar, los ecologistas reclaman que en el lugar donde se encuentra la presa residen 6.000 personas, la mayoría de etnia kurda, en la ciudad histórica de Hasankyef. Además, se encuentran numerosos enterramientos y lugares sagrados para el pueblo kurdo, cuya respuesta del gobierno turco ha sido el traslado del mausoleo de Zeynel Bey, pero sin consultar a las comunidades locales, ni a los expertos.

En segundo lugar, el conflicto de Turquía con el gobierno Iraquí ha originado una respuesta militar en la zona, agravando el malestar entre las poblaciones de ambos países. La causa: el río Tigris pasa por los territorios de las dos naciones, pero cuyo nacimiento se encuentra en Turquía. Esto hace que la presa acumule el agua del río antes de cruzar la frontera y, por tanto, que el caudal que llega a Irak sea mucho menor, incrementando la crisis hídrica del país, ya que es su fuente principal de abastecimiento.

Por último, los tratados internacionales tienen una normativa de acumulación de agua cuando afecta a varios países, y ha sido incumplida por Turquía. Con una superficie de embalse de 313 Km2, un dique de 135 metros de altura y una capacidad de producción eléctrica de 3.800 GW por hora, la presa de Ilisu se ha convertido en la segunda mayor construcción de Turquía, agravando un conflicto que se remonta al embalse construido por Turquía en el Éufrates, el segundo río principal de Irak.

En conclusión, la crisis por el agua ha comenzado en la región de Oriente, pero que podría extenderse a toda la comunidad internacional y que alarma de manera insuficiente a los países desarrollados. Centrados ahora en la crisis de refugiados, no se dan cuenta de que el mayor de sus problemas no ha hecho más que empezar y, si no aceleran sus respuestas, podría desencadenar una desigualdad en el reparto de unos recursos cada día más insuficientes.

Tragedia turca: El agua se tragará una ciudad de 10.000 años

ENLACE A LA NOTICIA


Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies