Inicio » VIAS DE COMUNICACIÓN Y TRANSPORTES » Planificando el transporte urbano

Categorías:

Planificando el transporte urbano

En una Europa cada vez más concurrida, los sistemas de transporte público urbano se hacen útiles y eficaces para el mejor acceso a cualquier punto de las ciudades. La mayoría de ellos suponen un quebradero de cabeza para los ayuntamientos, ya que deben de ser capaces de conectarse con el resto de transportes interurbanos. Y no solo eso, sino que deben estar construidos bajo unas condiciones concretas y diferentes en cada uno de los municipios implicados. ¿Y cuáles son los mejores trucos para planificarlo?

En primer lugar, tenemos el ferrocarril suburbano, una de las mejores formas de conectar los lugares de una ciudad grande. Sin embargo, hay que realizar una planificación previa exhaustiva para aprovechar al máximo su elevado coste. Cada estación de metro supone un radio de actuación de 300 a 600 metros de distancia, es decir, que los usuarios de una estación se encuentran a un tiempo aproximado de 6 minutos andando. Por otra parte, la distancia entre estaciones debe de ser de unos 700 m. Además, estas deberán estar construidas lo más cerca posible del nivel de la calle, ya que cuanta mayor profundidad tienen, más efecto de disuasión muestran para su uso. Y no solo eso, sino que el consumo de energía para escaleras/ascensores es mayor a más profundidad.

Siguiendo en el mismo transporte, y observando ahora aspectos funcionales, el radio del túnel debe de ser como mínimo de 250 m (para túnel de vía doble), así como de 100 m para los túneles de servicio (emergencia y/o mantenimiento). Además, cabe añadir que cuanto mayor radio tenga el túnel, a menor resistencia aerodinámica serán sometidas los convoyes. La pendiente de la vía no debe superar el 3%, y el andén debe tener un ancho mayor a 4,5 m (para el caso de andén central); si en lugar de andén central hubieran 2 a los lados, la superficie total ocupada por los andenes sería mayor que en el primer caso.

En el caso del tranvía, lo habitual es que sea utilizado en superficie, pero si se emplean tramos subterráneos, las características son parecidas a lo anteriormente explicado. Pero una alternativa mucho más económica al tranvía y que permite a ciudades pequeñas a desarrollar sus sistemas de transporte es el trolebús. Se trata de un autobús simple o articulado, sobre neumáticos de goma, pero con motores eléctricos y captación de corriente por catenaria. La capacidad es similar a la del tranvía (80-140 pasajeros por vehículos), pero la pendiente que supera asciende hasta el 12%, su coste se reduce un 50%, y su vida útil es inferior.

Por tanto, estos son algunos criterios que seguir en la planificación de transportes en las ciudades. Aún así, debemos de adaptar cada uno a las condiciones del municipio, tanto naturales como sociales, y pensar en cómo lograr la mayor eficiencia en su uso. Porque la calidad del servicio se puede mejorar con más recursos posteriores, pero la calidad de la planificación no. Seamos responsables.

 

El estudio sobre la ampliación del Metro de Granada no estará listo hasta finales de 2020

ENLACE A LA NOTICIA

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies